El actual gobernador Cornejo pidió que no esté presente Macri durante la campaña

El radical Suárez es el nuevo gobernador de Mendoza

Ganó por 15 punto a Anabel Fernández Sagasti, la diferencia más holgada desde el retorno democrático. «No nos gusta el populismo», celebró.

El oficialismo provincial vaticinaba una victoria de diez puntos, que finalmente fue mayor.

El radical Rodolfo Suárez venció por 15 puntos a la kirchnerista Anabel Fernández Sagasti y se convirtió en el nuevo gobernador de Mendoza, en un triunfo del actual mandatario Alfredo Cornejo que logró provincializar los comicios y salir ileso de la derrota de Mauricio Macri en las primarias.

«Acá no nos gusta el populismo. Es malo. Es bueno gobernar con austeridad. Tenemos que llevar a los mendocinos y a los argentinos a un lugar mejor», fue su escueto festejo en la bunker de Cambia Mendoza, montado en el hotel Aconcagua de la capital.

Su victoria había sido confirmada poco después de las 20 horas por Fernández Sagasti, cuando los primeros informes de los fiscales confirmaban la diferencia más grande en una elección mendocina desde el retorno democrático. 

«La diferencia es irremontable. He llamado al próximo gobernador para felicitarlo. Estamos muy contentos porque sabíamos que nuestro Frente venía construyéndose y conseguimos una gran cantidad de votos», sostuvo la senadora desde el bunker montado el estadio Arena de Maipú, con los primeros datos enviados por sus fiscales. 

Unos minutos antes, el ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner, había garantizado el triunfo de Suárez y de los  intendentes de los distritos más grandes. «Es gran elección, diría histórica, donde los mendocinos han revalidado la continuidad de un Gobierno de Alfredo Cornejo por las tendencias que estamos viendo», sostuvo antes que se conociera un sólo dato oficial.

Desde el mediodía, desde la gobernación dejaban trascender bocas de urna que anticipaban una diferencia de hasta 10 puntos de Cambia Mendoza, que el peronismo tuvo que desmentir 15 minutos después de cerrados los comicios. «Hay información de nuestros fiscales que habla de una elección muy pareja, muy reñida y estamos muy entusiasmados», había dicho Lucas Illardo, jefe de campaña de Elegí Mendoza. Una hora después la candidata tuvo que aceptar la derrota.  

Con la mayor parte de las mesas escrutadas Suárez se imponía por 50 a 35,  por lo que Fernández Sagasti retendría los votos acumulados en la interna peronista del 9 de junio pero lejos de llegar a los 40 que obtuvo Alberto Fernández en las primarias presidenciales.

Lo intentó con varias visitas del candidato a presidente, la última el martes junto al resto de los gobernadores peronistas para anunciar medidas para su hipotético gobierno, que causó a Cornejo por el desfile de aviones oficiales sobre la cordillera. La ciudad aún está empapelada de afiches con los rostros de la senadora y el candidato de Todos.

Suárez creció 7 puntos respeto al acumulado de las primarias de Cambia Mendoza y consiguió triunfos apabullantes en los departamentos del Gran Mendoza como Capital, Las Heras, Guaymallen, Godoy Cruz y Luján de Cuyo, con triunfos aún más contundentes de los intendentes.

También ganó en distritos peronistas como Marargue, Maipú y quedó parejo en San Rafael, histórico distrito peronista, que claramente no se sintió representada por Fernández Sagasti.

En capital, Ulpiano Suárez, sobrino del flamante gobernador, ganaba por 63 a 25, otra cucarda para Cornejo que detuvo la racha de derrotas del partido centenario en las ciudades cabeceras.  Tadeo García Zalazar ganó por 35 puntos en Godoy Cruz y Marcelino Iglesias por 35 en Guaymallén. La UCR sólo perdía Santa Rosa y peleaba mano a mano La Paz.

La victoria también le garantiza al nuevo gobernador el control de ambas cámaras del Congreso, aunque seguirá lejos de los dos tercios necesarios para aprobar cada emisión de deuda. El peronismo lo ayudó en sus primeros tres años de gestión, pero luego se negó y complicó las finanzas de Cornejo. 

Suárez ignoró a Macri en toda la campaña, no lo recibió cuando visitó Mendoza el 15 de julio. Nunca lo mencionó y empezó cada debate aclarando que las políticas nacionales no eran parte de esta elección. A los festejos no se sumó el presidente sino el gobernador de Jujuy Gerardo Morales y el diputado Martín Lousteau, quienes aclararon que se trataba de una victoria provincial y de la UCR.

El dato de color fue que Horacio Rodríguez Larreta envió una comitiva integrada por el ministro de Gobierno Bruno Screnci Silva, el secretario general Fernando Straface y el de relaciones con las provincias, Gerardo Siniscalchi. Larreta, Lousteau y Cornejo no ocultan sus intenciones de dominar la oposición si Alberto Fernández es presidente.   

Compartir