Luego de negarles la presencia en el escenario del domingo

Alberto Fernández intentó contener a los gobernadores

Viajó a la asunción de Manzur en Tucumán, rodeado de intendentes y dirigentes de las provincias.

El presidente electo saluda a Manzur, gobernador reelecto en Tucumàn y amigo íntimo.

Alberto Fernández hizo un gesto a los gobernadores que sintieron un desplante el domingo, cuando no los dejaron compartir escenario con el presidente electo en los festejos del búnker de Chacarita.

Juan Manzur, Sergio Uñac, Gustavo Bordet y Omar Perotti miraron desde abajo el discurso de Alberto, que estuvo rodeado por Sergio Massa, Cristina Kirchner y varios dirigentes del entorno de la ex Presidenta.

Este martes, durante la asunción de Juan Manzur en Tucumán y en el que fue su primer acto formal después de ganar la elección, Alberto les regaló la foto que esperaban: posó rodeado por gobernadores, intendentes del conurbano bonaerense y dirigentes de la CGT. Les prometió que el 10 de diciembre «empieza una Argentina gobernada por un presidente y 24 gobernadores».

Estuvieron los gobernadores Sergio Uñac, Sergio Casas, Gerardo Zamora y Gildo Isfrán, además de Sergio Massa, Daniel Scioli y el matancero Fernando Espinoza, entre otros intendentes como Andrés Watson, Mario Ishii, Alejandro Granados y Gustavo Menéndez.

Fuentes del Frente de Todos describieron el fastidio de los gobernadores en el búnker cuando no pudieron subir al escenario. Incluso los invitados estaban diferenciados con pulseras de distintos colores según el acceso que tenían a cada lugar. Alguno de ellos se quejó de que no tuvo la violeta que permitía el ingreso al VIP.

El domingo desde abajo del escenario también miraba con expresión seria Fernando Espinoza, electo en La Matanza, el bastión peronista donde se dio la mayor diferencia a favor del Frente de Todos. Otros intendentes no fueron invitados, algunos pusieron como excusa que estaban en sus distritos celebrando el cierre de las elecciones locales.

En el Frente de Todos hubo versiones cruzadas sobre quién se encargó de armar la logística. Algunos apuntaban hacia Ignacio Saavedra, dueño del centro cultural donde se armó el búnker, aunque el verdadero fastidio de los gobernadores es con Cristina. 

A los gobernadores y Sergio Massa hubo puntualmente dos gestos que los enojaron con la ex Presidenta en el último tiempo. Uno fue en el cierre en La Plata, donde afirmó que Unidad Ciudadana fue la punta de lanza para el triunfo del peronismo. El segundo fue cuando junto a Fernanda Raverta y Axel Kicillof en Mar del Plata, elogió a quienes votaron todo contra Mauricio Macri en el Congreso. En el PJ sintieron esos dichos como una provocación. 

«¿Qué necesidad tenía de salir a agitar la interna en los cierres de campaña?», se preguntaron en el entorno de un gobernador y aclararon: «Una cosa es que se rumoree que Cristina diga esto en el Patria hablando con Parrilli y otra que lo haga en un acto masivo. Los gobernadores no salimos a celebrar que La Cámpora se achicó, no tiene necesidad de agitar los cierres». 

En el Conurbano están convencidos de que el triunfo de Alberto se sostiene con los votos de la primera y tercera sección y salieron a marcar la cancha de cara a la confección del próximo gobierno.

Compartir